Skimlinks Test

martes, 8 de julio de 2014

Magdalenas con chocolate negro

Esta mañana Nietzsche me ha abierto el apetito, y me he dicho "a ver que tiene mi madre en la despensa...". Después he pensado "igual si hago algo yo... mejor que mejor". He buscado un libro de repostería que le regalamos a mi madre y no lo he encontrado, así que las socorridas magdalenas me han salvado de la situación, de modo que he abierto el libro magdalenero y, mira por donde, mi madre tenía marcada la página de unas magdalenas de chocolate blanco y chocolate negro. "¡Qué buenas!" he exclamado. Así que me he dirigido a la despensa... me cachins en la mar... no hay chocolate blanco. Pues yo ahora quiero magdalenas de chocolate. He ido pasando páginas... "ésta no... ésta tampoco... pistachos no". Cuando la desesperación acechaba - bueno... no, no seamos exagerados - me he encontrado con la receta perfecta: magdalenas de chocolate negro. He mirado los ingredientes, he abierto la nevera y me he cerciorado que mi madre tuviese la mayoría en casa.

Y ésta es la historia del porqué la receta de hoy. Vayamos a ello.


Ingredientes

Para 12 unidades 
  • 50 g de margarina
  • 115 g de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 115 g de harina tamizada
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 25 g de cacao en polvo tamizado
  • 125 ml de nata
  • pizca de sal

Para la cobertura
  • 125 g de chocolate negro
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 150 ml de nata

  Lo hacemos así

Primero, y como siempre cuando horneamos, precalentamos el horno a 180ºC. Preparamos los moldes de las magdalenas o bien moldes de papel dobles en la bandeja para hornear.

Mezclamos en un bol, con las varillas eléctricas, y en este orden, la margarina con el azúcar. Añadimos un huevo y volvemos a batir. Añadimos el otro huevo y batimos hasta que esté integrado. Añadimos la mitad de los ingredientes secos tamizados, batimos y añadimos el resto de ingredientes secos. Cuando esté todo integrado y tengamos una especie de pasta, añadimos la nata y la removemos con una cuchara; debe quedarnos una pasta sedosa y ligera.

Repartimos la pasta en los moldes y horneamos las magdalenas 20' o hasta que suban y adquieran consistencia - en 15' han estado listas. Las dejamos enfríar sobre una rejilla.

Para la cobertura derretimos el chocolate al baño maría. Cuando esté fundido apagamos el fuego y añadimos la nata y el azúcar y removemos hasta que esté bien integrado todo. Repartimos el chocolate encima de las magdalenas y lo metemos en la nevera hasta la hora de servirlas.

Et, voilà!



Al final, han sido para después de la comida.











Consideraciones -no intempestivas- a tener en cuenta

  • La receta original es con azúcar moreno.
  • La receta original lleva nata agria.
  • La receta original no lleva la pizca de sal.
  • La receta original lleva dos cucharadas de azúcar en la cobertura.
  • Sacad los ingredientes antes de la nevera para trabajar mejor con ellos.
  • Llenad los moldes sólo hasta la mitad


¡Disfrutadlas!