Skimlinks Test

jueves, 29 de enero de 2015

Muffins ingleses

Después de un mes y pico pido mis disculpas y cuelgo una nueva receta. Sí, lo que voy a decir ahora sonará a excusa pero no lo es tanto. Quiero que perdonéis mi dilatada ausencia ya que no dispongo de aparatos tecnológicos en condiciones para actualizar el blog. Bien... más o menos hasta este fin de semana, cuando he cumplido los veintitodos y Juanjo me ha regalado un móvil de esos de los que tiene Android y todo. Imaginaos... que estoy escribiendo desde el teléfono y me parece una maravilla. Ahora ya no tendré que elegir entre escribir el blog de viajes o colgar recetas cuando me salga algo bueno.



Bien, a lo que vamos que me enrollo muchísimo. Aprovechando que tenia en la tarjeta del viejo móvil unas fotos de unos muffins que hice tiempo atrás,  he decidido colgar la receta porque me sorprendió bastante lo buenos que quedaron.
Ésta es una receta sencilla, aunque requiere tiempo - como todos los panes - por el tema del levado. Aún así,  animaros a hacerla porque de ella sale algo delicioso.

INGREDIENTES
• 7,5 gr de sal
• 450 gr de harina
• 15 gr de levadura de panadería
• 2 gr de azúcar
• 15 gr de mantequilla fundida 
• 30 gr de harina de arroz (opcional)


LO HACEMOS ASÍ
○ Mezclamos en un bol la sal y la haría. Mientras, en otro bol, disolvemos la levadura y el azúcar en la leche y añadimos la mantequilla. 
○ Incorporamos la harina y la sal tamizadas y amasamos 5 minutos. Tapamos la masa con un paño y dejamos fermentar una hora.
○ Pasado este tiempo, amasamos de nuevo 1 minuto,  para extenderla después con un rodillo - la superficie debe tener siempre harina - hasta que tenga más o menos 1 cm de grosor.
○ Cortamos en forma de fisco.  Como no tengo el utensilio adecuado,  utilicé un vaso para ello. Una vez los tengamos todos, los ponemos en la bandeja y espolvoreamos con la harina de arroz.
○ Dejamos fermentar otros 30 minutos, y mientras precalentamos el horno a 180°C.
○ Los cocemos entre 15 y 20 minutos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Están deliciosos, y si los cubrís con un paño os duran unos cuantos días.  Los podéis comer solos - recién salidos del horno son pecaminosos -, untados con mermelada, mantequilla,  con jamón dulce...
A disfrutar.