Skimlinks Test

martes, 23 de diciembre de 2014

Tarta de queso con cobertura de chocolate

Me encanta el queso. Mucho. Demasiado. Me comería todo tipo de quesos a todas horas. El queso es mi perdición. Quiero hacerme quesera o algo similar. No ganaría nada, porque me lo comería todo yo, pero sería feliz, muy feliz.


¡Ah! Y el chocolate.. ¿a quién no le gusta el chocolate? Pues juntando queso y chocolate tenemos la receta de hoy. Bien, sí... sé que se acercan las fiestas navideñas y tal y tal y que debería pensar... jolín... pon una receta navideña ¡Pues no! Esta tarta de queso es mejor que cualquier regalo que podáis recibir en toda vuestra vida. Bueno... no tanto, pero está... BUENÍSIMA.


NECESITAREMOS

  • 600 gr de queso tipo Philadelphia
  • 150 gr de mascarpone
  • 3 huevos M
  • 125 gr de azúcar
  • 20 galletas normales de toda la vida de esas de mojar en la leche por las mañanas
  • 2 cucharadas soperas de margarina
  • 100 gr de cobertura de chocolate
  • 50 ml de leche
  • un poco de azúcar vainillado
  • un par de cucharadas de harina

Y PROCEDEMOS ASÍ:

  1. Pre-calentamos el horno a 180ºC (más tarde bajaremos la temperatura)
  2. Machacamos, molemos, picamos... las galletas hasta convertirlas en una especie de harina. Derretimos la margarina, bien al baño maría, bien poniéndola en el microondas a temperatura media y unos pocos segundos. Mezclamos la harina de galletas con la margarina derretida y el azúcar vainillado. Untamos el molde desmoldable - vaya concepto... - con margarina y cubrimos la base con nuestra pasta de galletas, de forma uniforme - otro concepto molón. Lo ponemos en la nevera para que endurezca mientras vamos haciendo las demás cosas.
  3. Mezclamos en un bol los dos quesos con el azúcar y la harina. Podéis hacerlo con una batidora a baja velocidad, pero yo lo hago con una cuchara de metal, porque me cargué la batidora. Cuando todo esté muy bien integrado y se haya convertido en una crema que nos comeríamos a cucharadas apasionadamente, añadimos los huevos, uno a uno. No incluimos el segundo hasta que el primero se haya fundido totalmente con nuestra crema de queso, y así hacemos con el tercero.
  4. Sacamos el molde de la nevera y echamos la crema que hemos hecho con el queso y los huevos. Lo metemos en el horno unos 15' a la temperatura anteriormente indiciada. Pasado este tiempo, bajamos el horno a 120ºC y lo dejamos entre 60' y 70', hasta que el centro esté cuajado, pero no duro. Es entonces cuando lo sacamos y dejamos enfriar. 
  5. Cuando la tarta ya no esté caliente, la metemos en la nevera para que se enfríe y desmoldamos con mucho cuidado que no se nos rompa.
  6. Preparamos la cobertura de chocolate. En un bol, bien al baño maría, o en el microondas como yo hago, ponemos el chocolate y la leche. A temperatura media y siempre vigilando, lo ponemos en el microondas hasta que se convierta en una crema deliciosa. Para ello no olvidéis remover la mezcla cada vez que lo saquéis para comprobar que ya está en su punto y, por lo tanto, no se os queme. Repartimos nuestra cobertura de chocolate en nuestra tarta... et voilà! Ya tenemos nuestra delicia preparada para ser degustada.




Veréis que le falta un trozo a la tarta, y es porque Juanjo no pudo aguantarse y antes de ponerle la cobertura, e incluso estando el pastel caliente, se comió un trozo.