Skimlinks Test

jueves, 23 de enero de 2014

NAPOLITANAS

En mi entrada anterior – escueta y desesperada – os cuento que he hecho napolitanas. Y hoy - ¡por fin! - os voy a poner la receta. Son las napolitanas definitivas. Tienen el sabor que todos esperamos de una napolitana, son cremosas, jugosas y crujientes... brutales.

La receta la he sacado de un libro sobre panes y otras masas que me regaló mi novio estas navidades. He de decir que no es una enciclopedia, y si no tienes algunos conocimientos anteriores puede que haya conceptos que te sean extraños. He hecho ya algunas recetas, y excepto el roscón de reyes, han salido todas deliciosas – pan rústico, fougasse, muffins ingleses...

Las napolitanas son algo que, a pirori, pueden darnos pavor porque creemos que es una receta complicada de realizar. Todo lo contrario. No voy a decir que se trata de una receta rápida porque, seamos sensatos, en la cocina pocas cosas son rápidas. Pero creedme, de verdad que las napolitanas son sencillas de hacer, solo necesitamos una masa leudada hojaldrada de base y, después, un buen chocolate – porque claro, estas napolitanas, como no, son de chocolate.

Así que, para la masa leudada hojaldrada necesitaremos:
  • 250 g de harina tipo 55 (+ 40 para enharinar la superficie de trabajo)
  • 5g de sal
  • 30g de azúcar
  • 1 huevo
  • 10g de levadura
  • 100 ml de leche
  • 130g de mantequilla

y las hacemos así:

Mezclamos todos los ingredientes, excepto la mantequilla, hasta que conseguimos una masa firme y lisa. Hacemos una bola y la dejamos reposar en la nevera, tapada, durante 15 minutos.
Pasado este tiempo, la extendemos con el rodillo hasta formar un rectángulo. En el centro de éste colocamos la mantequilla un poco reblandecida – no fundida, ¿eh? - y plegamos la otra midat de la masa. Extendemos otra vez la masa en forma de rectángulo y la plegamos en tres. La envolvemos con un film transparente y la dejamos en la nevera 10 minutos. Sacamos la masa una vez transcurrido este tiempo y la volvemos a estirar, plegándola por la mitad, y luego en tres. La envolvemos otra vez y la dejamos en la nevera otros 10 minutos más. Repetimos la operación mínimo 4 veces – cuanto más repitamos estos pasos, más hojas tendrá la masa.
Si no vamos a utilizar la masa directamente, la guardamos en la nevera hasta su utilización.

Y aquí tenéis la masa leudada hojaldrada que para tantas cosas os puede servir. Ahora, lo que nos interesa son las napolitanas, y nada más fácil que cojer la masa que acabamos de realizar y:

extenenderla hasta que tenga unos 5 mm de espesor. Cortamos en 5 partes la masa y disponemos, en cada una de ellas, el chocolate – yo puse chocolate de postres y cuando salieron del horno estaba deshecho... mmmhhh – y las envolvemos. Dejamos reposar en la bandeja del horno, bien con papel vegetal, o bien con la bandeja untada de mantequilla para que no se nos peguen las napolitanas. Las pintamos con huevo batido y las dejamos reposar 2 horas. Unos minutos antes de que transcurra este tiempo ponemos el horno a precalentar a 230ºC. Volvemos a pintar las napolitanas con huevo y las metemos en el horno 15 minutos, hasta que estén doradas. Las dejamos reposar cuando salgan, al menos... para que se enfríen un poco, y ¡a disfrutar!